sábado, 12 de agosto de 2017

El río de la vida



En la foto adjunta se muestra el puente que cruza el Río Vero en Sarsa de Surta que une los dos barrios. Como se ve suele estar seco. Mi padre Pedro nació en Casa Juan Vallés en 1927. En 1985, estando el pueblo completamente deshabitado, lo visito como mi padre. Ver la publicación El Camino del Abandono

Puente sobre el Río Vero en Sarsa de Surta
A pesar de la apariencia de no haber agua, Sarsa de Surta cuenta con un gran acuífero subterráneo. Mi padre me mencionó 51 fuentes distintas, cuyos nombres se pueden ver en la publicación citada.

Lo mismo sucede con "el río de la vida", donde fluye el agua aunque no la veamos y nuestra propia vida puede quedar truncada cuando menos lo pensemos. Es por eso que quiero hablar en esta publicación de ese "río de mi vida" que sin estar sigue fluyendo en Sarsa de Surta.

Mi padre fue el pequeño de siete hermanos. La mayor era María, que nació en 1097. La conocí en Barcelona mientras estudiaba. Murió en 1991. Le siguió Nicolás, que nació en 1910. Falleció en 1932 mientras hacía el servicio militar en Barbastro.

Dolores nació en 1914 muriendo a los 21 años (en 1935) al accidentarse cuidando el ganado en la partida de As Arruabas en el Barranco de Balcés. En 1915, nació Ascensión, pero murió.

Los otros hermanos, Teresa y Urbano los conocí, pero no tengo apenas recuerdo porque era niño. Murieron en Orillena, un pueblo de colonización donde fueron a vivir cuando se abandonó el pueblo.

Si la vida me da energía, mi próxima guía de senderismo quiere ser de la Sierra de Sevil donde fluye parte del río subterráneo de mi vida.


Daniel Vallés Turmo, 12 de agosto de 2017

lunes, 17 de julio de 2017

Hospital de Parzán a Pont de Moudang

En esta ruta de 16 kilómetros, 8 horas 15 minutos, 1.062 metros de subida acumulada y 1.584 de bajada acumulada, se hace la travesía que hacía el teléferico de las Minas de Parzán que se explica en este blog.

Salimos de la cercanía del Hospital de Parzán para subir hasta el Puerto de Salcorz y bajar al Pont de Moudang por las granjas que llevan su nombre.

Mapa de la ruta
La ruta sale desde el penúltimo salvaaludes que nos encontramos antes de llegar la túnel de Bielsa. Se puede aparcar junto al cartel que explica el sendero PR-HU 181 que nos lleva hasta el puerto.

El cartel indica unas 2 horas 30 minutos hasta el puertos. En la excursión que hacemos con Montañeros de Aragón de Barbastro (con las paradas) nos cuesta 3 horas 15 minutos.

Durante el camino de subida tenemos un paisaje excelente sobre el Puerto de Bielsa (2.382 metros).

Puerto de Bielsa
Llegamos al pequeño ibón de Salcorz en el kilómetro 3,7 tras 2 horas 18 miniutos, desde donde vemos ya cerca el puerto.

Ibón y Puerto de Salcorz
Al puerto de Salcorz, 2.470 metros, llegamos en el kilómetro 5,1 tras 3 horas y 15 minutos. Junto al paso vemos la base del teléferico que venía del lavadero de las minas, que las tenemos enfrente.

Minas de Parzán desde el puerto
Vemos, en el lado francés las Granjas de Moudang, en el kilómetro 10,5 al que llegaremos tras 6 horas 30 minutos tras una bajada de desnivel de casi 1000 metros. Durante el trayecto vemos restos de las instalaciones del teleférico.

Granjas de Moudang desde el puerto
Granjas de Moudang
Una pista de 5,5 kilómetros nos baja por un bosque de hayas y pinos hasta el Pont de Moudang donde acababa el teleférico, kilómetro 16, tras 8 horas y 20 minutos.

Se puede consultar y descargar el track en wikiloc


Powered by Wikiloc

Daniel Vallés Turmo, 16 de julio de 2017







domingo, 9 de julio de 2017

Burceat


Ruta de 11,3 kilómetros circular a la partida de la Ferrera saliendo de Barbastro y llegando a Burceat, Unas 2 horas 40 minutos y 280 metros de desnivel. Esta ruta forma parte de la guía Caminar en Barbastro, cuyo PDF se puede descargar gratuitamente.

Mapa de la ruta
Vamos a seguir un camino tradicionaque ya está indicado en el mapa adjunto de 1930. Hay unos 200 metros que se ha dejado de utilizar hace años y se pasa por la margen de un campo de cereales.

Mapa de la ruta en mapa de 1930
Salimos del Molino de la Parra en Barbastro. Es fácil aparcar junto al Puente de Hierro. 

Seguimos por el margen de la carretera hasta coger la pista del camino de la Ferrera, kilómetro 0,37. Atravesamos una ramal de la acequia del Moliné en el kilómetro 0,49 y la acequia de San Marcos en el kilómetro 1,04.

Camino de la Ferrera
La pista asciende entre casas de recreo hasta que llegamos a una granja en el kilómetro 1,8 donde hay una valla. Aquí este camino centenario se ha perdido. Es necesario pasar por el margen entre dos campo. En la foto satélite adjunta se ha señalado de color amarillo este tramo.

Foto satélite con el trazado del camino antiguo
A continuación se muestran dos fotos de este paso por el margen en primavera y en verano. En el SIGPAC aparece como camino este linde.

Margen en primavera
Margen en verano
Al pasar el campo de cereales, llegamos a una zona de carrascas que nos lleva nuevamente al camino en el kilómetro 2,17. Al revisar la ruta, veo que han roturado carrascas del antiguo camino para hacer las obras de canalización de riego subterráneo. No costaría mucho limpiar este tramo de camino aprovechando las obras.

Oras de canalización en el antiguo camino
Lo seguimos en dirección norte hasta llegar a la carretera a Burceat en el kilómetro 2,67Seguimos la carretera contemplando de subida un paisaje fantástico del Somontano en todas las direcciones.

El Pueyo, subiendo a Burceat
En el kilómetro 5,08 llegamos a Burceat donde nos espera la iglesia de San Bartolomé del siglo XVII. Volvemos por la carretera para dejarla en el kilómetro 5,93 para tomar el camino de la Ferrera. (GR 45).

Burceat
No paramos de ver El Pueyo entre campos de cereales y viñedos. Llegamos a la acequia izquierda en el kilómetro 7,23. En el siguiente desvío vamos a la izquierda para ir hacia Barbastro. En el kilómetro 9,5 atravesamos la acequia de San Marcos.


El Pueyo desde La Ferrera
La pista no lleva a la carretera, kilómetro 10,18, junto al Molino Nuevo. Luego continuamos por el arcén hasta volver al Molino de la Parra. Es posible evitar este tramo de carretera yendo entre las huertas (marcado en naranja en el mapa).

Se puede consultar y descargar la ruta en wikiloc para seguirla con GPS.


Powered by Wikiloc


Daniel Vallés Turmo, 9 de julio de 2017

lunes, 26 de junio de 2017

Azud de San Marcos

Ruta de 10,6 kilómetros (unas 3 horas) con 300 metros de desnivel de subida y bajada yendo por la Senda del Vero hasta el Azud de San Marcos y volver por el Camino de la Ferrera.

Mapa de la ruta
Comienza la ruta en el Puente de Hierro de Barbastro siguiendo la Senda del Vero que se describe en la entrada Virgen del Plano.

Luego seguimos hasta el kilómetro 3 de la entrada Pueyet. Aquí, nos encontramos una gran viña. La bordeamos por la izquierda (junto al río) hasta llegar al final en el kilómetro 3.53 donde sigue la senda.

La senda desciende hacia el río entre chopos para luego subir hasta el Pueyet en el kilómetro 4. Desde lo alto vemos todo el rato la Bodega Lalanne, la antigua Torre del Americano.
Bodega Lalanne
El sendero luego desciende al río y llegar al Azud de San Marcos en el kilómetro 4,5. Primero nos encontramos una parte y luego la más grande.

Primera parte del Azud de San Marcos
El azud de San Marcos sólo se puede pasar cuando se encuentra muy seco el dique, sino es muy peligroso cruzarlo por peligro de resbalarse y caer. 

Paso del dique del azud
 
Cascada de la acequia del Azud

Pasado el dique bordeamos por la derecha una viña para llegar a la carretrera en el kilómetro 4,8. Seguimos dirección oeste 200 metros para coger una pista que nos lleva hasta el Molino de San Marcos en el kilómetro 5,4. En la entrada del blog Acequia de San Marcos se explica la importante acequia que movía este molino y regaba la mayoría de la huerata de Barbastro.

Almacenes, cuadras y molino de San Marcos
Bordeamos el molino por arriba para coger una pista que nos lleva hasta la carretera de Salas en kilómetro 5,7. La atravesamos para coger una pista que nos lleva hasta coger el Camino de la Ferrera en el kilómetro 6,4. Durante dos kilómetros tenemos un espectacular paisaje bordeando campos de viñas y cereales. Al norte Burceat, al sur El Pueyo y enfrente, Barbastro.

Luego bajamos el altiplano para encontrarnos la acequia de San Marcos en el kilómetro 8,4. Y seguidamente recorrer la huerta árabe para retornar al Puente de Hierro pasando por el Molino de la Parra.

Se puede consultar y descargar la ruta en wikiloc


Powered by Wikiloc

Daniel Vallés Turmo, 26 de junio de 2017



domingo, 25 de junio de 2017

La jóvenes del mesón

El día 24 de junio de 2017 reuní en el Mesón de Samitier a “las jóvenes del Mesón” de Hoz y Samitier para que se conocieran y compartieran experiencias. “La joven del Mesón” era la que venía de fuera y se casaba con el heredero. Como convivían varias mujeres, se las diferenciaba con ese nombre y así les llaman hasta hoy con una edad ya no tan joven superados los 86 años.

Saturnina Ciprés nació en 1931 en Boltaña y se casó con el joven del Mesón de Hoz. Mientras que Cruz Pardina nació en 1928 en Tierrantona y se casó con el joven del Mesón de Samitier. Ellas son “las jóvenes del mesón”.

Cruz Pardina y Saturnina Ciprés
Conocí a Saturnina realizando, para la guía Caminar en Sobrarbe, la ruta Montesa a Hoz que pasa junto al mesón. En el kilómetro 12,49 desde Barbastro nos encontramos los muros de una paridera (corral donde se encerraban las ovejas durante la noche) del Mesón de Hoz. Este tramo de la cabañera es uno de los mejores conservados y más bonitos por el paisaje y por los muros que bordean casi todo el camino. Debiera ser declarado Bien de Interés Común.

Situación del Mesón de Hoz junto a la cabañera del Cinca
El Mesón ofrecía sus servicios tanto a los arrieros (que iban con animales de carga), como a las cabañas. Las parideras la dejaban gratuitamente a los pastores que se hospedaban en el mesón. Junto al mesón, nos encontramos dos parideras.

Los mesones cumplieron un papel muy importante para posibilitar el traslado de un pueblo a otro cuando se hacía andando. Posibilitaban no sólo cobijo y alimento, sino también, en muchas ocasiones, socorro.

Este fue el caso de Jesús, ya fallecido en el año 2015. Un pastor que desde los años 70 estuvo en el mesón. Era de Letosa. Tras despoblarse Sarsa de Surta donde era pastor, bajo a Suelves. Pero, cuando se vendió el pueblo a una empresa belga, bajó al Mesón de Hoz pidiéndoles el favor de guardarlas durante un tiempo. Y allí se quedó.

Paridera del Mesón de Hoz junto a la cabañera
Por los caminos un caballo podría cargarse con un máximo de 120 kilos. Así, el transporte de mercancías se solía hacer con caravanas de caballos. En todas las comarcas había arrieros que se dedicaban a transportar mercancías. Los de Naval eran muy conocidos, por haberse dedicado al comercio de la sal. Los líquidos (vino y aceite) se transportaban en odres de piel de cabra que podían almacenar hasta 60 litros depende del tamaño del animal. Mientras que los sólidos en sacos.

Todavía queda en pie en el Mesón de Hoz los establos donde dormían las caballerías. No así, una herrería (para poner herraduras), que sólo quedan las ruinas. Junto al mesón había dos balsas donde bebían tanto el ganado como las bestias.

Volví al mesón con un grupo de niños y padres de Senderismo Infantil y Familiar de Montañeros de Aragón de Barbastro el 19 de noviembre de 2016. Saturnina nos explicó como era el funcionamiento de un mesón. Todos y, especialmente, los niños nos quedamos encantados.

Grupo de Senderismo Infantil de Montañeros de Aragón en el Mesón de Hoz junto a Saturnina
“La joven de Mesón” lleva muchas decenas de años haciéndose cargo del mismo. Transmite el carácter de una persona que se ha hecho a sí mima y la buena conversación de quien ha tratado con mucha gente.

Saturnina conoció el Mesón de Samitier el mismo día que pasaba por la carretera viniendo de Boltaña para celebrar la boda. Conoció a su futuro marido en la Feria de Boltaña y se fueron carteando hasta casarse. Esta era la forma habitual en aquella época. Así, mis padres se conocieron en la Feria de Ainsa y todavía conservo alguna carta de novios.

La carretera por la que vino Saturnina se construyó en el Plan de Carreteras de 1860; anteriormente se venía por Suelves y Arcursa. Ver en el blog el Camino de Boltaña. La cabañera seguía desde el Mesón al Collado de Hoz, Naval, Casa de la Sierra, San Benito, río Susía para dormir en un carrascal junto a Mediano. Antiguamente se hacía en una paridera de una vecino de Mediano. Ver en el blog Cabañera del Cinca.

En la foto de abajo se indican con flechas blancas la situación del Mesón de Samitier y el Paso de la Cabañera. También, en rojo, la carretera de 1865 inundada bajo el embalse.

Situación del Mesón de Samitier y la carretera inundada de 1865
Cuando llegó Saturnina al mesón el trabajo más importante era con las cabañas de paso y algún arriero. Ya los camiones habían sustituido a las caravanas de mulas de Naval que trajinaban con los productos que se producían en el Somontano.

Precisamente, fue con ese plan de carreteras cuando se construyó el Mesón de Samitier con el fin de dar servicio a los carros y viajeros. Uno de los huéspedes ilustres fue el fotógrafo y pirineista francés Lucien Briet en el año 1910. El anfitrión, Mariano Carruesco, le acompañó para que conociera el entorno. Se conserva una foto pasando el río Cinca por la balsa de Ligüerre.

Cruz vino al Mesón andando por el camino que venía de Tierrantona cruzando el río Cinca por el Puente del Diablo, actualmente bajo las aguas del pantano de Mediano. Ver en el Blog Entremón a Humo de Muro.

También está bajo el agua gran parte del trazado de aquella carretera. En la foto un puente que todavía se mantiene en pie.

Puente de 1865 inundado por el pantano de Mediano
Era la vía de comunicación de La Fueva con la tierra baja. Un criado de Casa Cambra de Tierrantona hacia un viaje diario hasta Mediano para acarrear mercancías. En verano, hacía dos viajes. Mi abuelo Antonio también compraba en Casa Cambra para aprovisionar el Sanatorio de Pineta. Ver en el blog La Tartana de Turmo.

El Mesón de Samitier fue construido de nuevo para dar servicio a la nueva carretera. Daba comida y  cobijo a las personas y a los animales de carga; pero no contaba con parideras. La cabañera pasa un kilómetro más hacia arriba. Aunque sí venían a comer y dormir algunas personas que iban con la cabaña.

Mesón de Samitier
Conozco a Cruz de haber parado a hablar con ella en muchas ocasiones para que me contara cosas sobre rutas que estaba haciendo. De esas conversaciones, recuerdo como me hablaba de la cantidad de paquetes que se mandaban a Barcelona por Transportes Viñola en aquella época en que los pueblos se fueron despoblando.
Aquellos paquetes que llevaban gallinas y conejos vivos. Aquellos pisos de Barcelona donde se criaban gallinas, conejos y cerdos. Mi tío Ramón que hacía la ruta de Viñola entre Barbastro y Barcelona me contaba todas las peripecias de aquel trasiego de paquetes con animales.

Cruz mantiene la cabeza y el interés vivos. No se cansa de escucharme ni de contestar a mis preguntas. Tras sus ojos escudriño las vivencias tenidas que las transfiere con palabras precisas y amables.

Cruz recuerda que venían criados del señor de Biés cuando pasaba la cabaña al mesón. Su suegro y marido (que estaban en el campo) ya reconocían el sonido de los trucos cuando se acercaban. Antes, esta cabaña (cuando subía) había pasado noche, recuerda Saturnina, en el Mesón de Hoz.
Saturnina conoce más cosas sobre el señor de Biés y sus criados que nos cuenta y deshila con la sabiduría que da la edad. El poblado de Biés (junto a Puértolas) en una ladera del Cañón de Escuaín está desierto y la casa del señor (que incluso tenía capilla) derrumbada. Sus descendientes viven en Sariñena.

 
Paridera de la Sierra donde pasaban noche las ovejas del Señor de Biés
Esa cabaña del señor de Biés también pasaría por la calle Barranco de Labuerda donde vivía mi madre. Mi tío José María me decía que aprovechaban la estrechez de la calle para ordeñar alguna cabra a escondidas de los pastores. Tras pasar la cabaña, mi abuela María mandaba a sus hijos “ir a la mierda” para recoger los excrementos y depositarlos en el montón de estiércol para la huerta.


Aldea de Biés en el Cañón de Escuaín
Es esta la única coincidencia que logro entresacar de personas que utilizaran ambos mesones, la del señor de Biés. Donde hay muchas coincidencias es en la forma en que se daban las comidas. Al mediodía, sopas de pan y ajo y carne de conserva o de algún conejo que se mataba. Para cenar, verdura, ensalada y lo que hubiere. Para beber, un porrón de vino sobre la mesa. Agua, sólo si se pedía.

Cuando llegamos al Mesón de Samitier, suenan las campanas de Mediano, ya no en su iglesia inundada, sino en la que se hizo hace unos años junto a la carretera. Saturnina se da cuenta de ello y le contamos la historia. Cruz nos cuenta como se salvaron las campanas escondiéndolas en la iglesia de Samitier.

Saturnina como Cruz escucharon aquellas campanas antes de casarse. Saturnina cuando estuvo trabajando en el cercano pueblo de Camporrotuno y Cruz cuando trabajaba en el bar que había en Mediano.

Carretera e iglesia de Mediano, habitualmente inundados
El Mesón de Samitier tuvo mucha vida durante la construcción del Embalse de Mediano, pero fueron los últimos servicios que se daban, pues tras la inundación de pueblo en 1969 ya se va menguando la actividad hasta su cierre. El Mesón de Hoz fue viendo como iban pasando menos cabañas hasta ser testimoniales en la actualidad.

Muchos mesones han sido derruridos y algunos restaurados. Este el caso del Mesón de Coscojuela que estaba junto a la carretera en dirección a Ainsa. A su lado, podemos encontrar un antiguo horno de pan exento. 


Mesón de Coscojuela
Pero ambos mesones siguen vivos. El de Hoz ha apostado por el cultivo de los viñedos disponiendo de 25 hectáreas de cultivos de vid. La llegada de la luz en el año 2014 fue un punto importante para posibilitar su futuro.

Inauguración traía de luz en el año 2014 (Foto DPH)

El de Samitier ha renovado las instalaciones creando tres apartamentos confortables para alquiler turístico. Ver página web del Mesón de Samitier.


Patio común de los apartamentos
Mientras estamos reunidos, llama un repartidor de paquetes de compra realizada por Internet. El Mesón de Samitier todavía sigue siendo lugar de referencia donde dejar estos paquetes para muchos vecinos de las aldeas cercanas.

Dejo un momento solas a Cruz y Saturnina para que hablen de una vida con muchos parecidos. Incluso el viaje de novios para ver el mar. La una a Mallorca y la otra a Valencia. Cojo alguna expresión a lo lejos, pero prefiero ausentarme. Sus rostros, sus manos y el tono de sus palabras comunican mucho más que lo que dicen. Hablan de dignidad y resiliencia.

Volvemos al Mesón de Hoz por el Puerto del Vino, siguiendo la misma carretera que cogió Saturnina para ir por primera vez, pero esta vez a un lugar conocido que ella misma ha ido posibilitando su supervivencia y prosperidad.



EPILOGO

Pregunto a mi tío Antonio de Labuerda si había dormido en el Mesón de Samitier. Me dice que una vez durmió con su padre. Era vísperas de Navidad. Fueron a Clamosa a comprar higos secos.

Mapa de situación del paso a Clamosa
Dejaron el carro el Mesón  de Ligüerre y siguieron en camino junto a barranco hasta el cajón que había para atravesar el río. Entonces no estaba construido el pantano de El Grado. Se llevaron el caballo y la mula. Mi abuelo atravesó el río y mi tío se quedó esperando.

En el blog Mi infancia en Clamosa se pueden encontrar fotos de Clamosa y del paso del río como la foto adjunta.

Cajón de Ligüerre. Fuente: Blog Mi Infancia en Clamosa
Era casi de noche cuando volvió su padre. Le acompañaron hasta el cajón y le ayudaron a pasar. Cargaron los animales con los dos sacos y partieron al Mesón de Ligüerre. No había sitio para dormir. Engancharon el carro y siguieron hasta el Mesón de Samitier donde sí había cama. Recuerda que tenía sabañones y le dieron miel para que se calmara el dolor.

Al día siguiente fueron a Labuerda. Los higos los vendía mi abuelo en Bielsa. en la plaza mayor. Utilizaba un almud de madera como medida.


"A todas las mujeres del Pirineo como Cruz y Saturnina, que siguen siendo jóvenes".


Daniel Vallés Turmo, 25 de junio de 2017






miércoles, 14 de junio de 2017

Virgen del Plano

Esta ruta de 2,4 kilómetros y apenas una hora de duración, nos lleva a la Ermita de la Virgen del Plano.

Mapa de la ruta
Comenzamos en el Puente de Hierro en la carretera que va a Alquezar. Se puede aparcar fácilmente junto al puente. Salimos del puente de hierro por un sendero que han limpiado y acondicionado unos "trail maker's" de Barbastro.

Puente de Hierro
Es un sendero que es recomendable recorrer con calzado adecuado y bastones por si nos encontramos alguna zona con barro resbaladiza. También, hay que tener cuidado con no tropezar con las lianas. Algún tramo es inundable, por lo que es aconsejable realizar el recorrido en época de verano y sin que el río esté crecido.
Aunque está señalizado con pintura, palos y mojones, es aconsejable recorrerlo con alguien que ya lo conozca. Muy recomendable, llevar la ruta con el trazado en GPS, por si queremos salirnos de la ruta.

Sendero junto al río
El sendero nos permite recorrer un bosque de galería de río donde nos encontramos variedad de vegetación, el agua cristalina y el cantar de los pájaros.
En el primer tramo pasamos junto al horno de cal que se vendía en la Calle Argensola, "La Calera", donde ahora está la biblioteca de la UNED.

Puente colgante
Luego pasamos la finca Cortés, una glera y un sorprendente túnel, kilómetro 0,43, en la roca que atravesamos y sorprende. El sendero continua hasta que torcemos para subir por las escaleras hasta la Virgen del Plano, justo donde nos encontramos el Puente Colgante en ruinas. Denominado de Miguel Donado, prior de la cofradía a mediados de 1950.

Recuerdo de niño haber pasado por este puente. El naturista David Gómez quería recuperar esta pasarela. Ahora que se ha realizado la Senda del Vero, tal vez sería posible hacer una ruta circular partiendo desde el Puente de Hierro. 

A la pasarela, se llegaba siguiendo la acequia del Moliné que fluye por el otro lado del río. Íbamos desde Barbastro por los tapiados y luego seguíamos junto a la acequia. En el mapa se índica donde se cogía.

Camino tradicional
Si se arreglara el puente, al otro lado nos encontraríamos este lado.

El otro lado de la pasarela
Se seguía la senda que iba junto a la acequia del Moliné.

Acequia del Moliné
Hasta llegar al cruce con la carretera. Desde aquí, por el margen (que es ancho) llegamos en 300 metros al Puente de Hierro donde se inicia la Senda del Vero.

Cruce de la acequia con la carretera
Bueno, seguimos con la ruta hasta la Ermita de la Virgen del Plano.

Escaleras a la Virgen del Plano
La escalera de subida es un verdadero catálogo del comercio del Barbastro de los año 60 con el patrocinio de cada escalón.Habría que catalogarlo como Bien de Interés Cultural para protegerla.

Ermita de la Virgen del Plano
La ermita de la Virgen del Plano nos la encontramos en el kilómetro 0,9Se encuentra en proceso de recuperación. Su referencia más antigua es del año 1595 (un año después de la construcción de la ermita de San Ramón. Anteriormente había sido dedicada al mártir San Cucufate. Volvemos al Puente de Hierro por la carretera de vuelta a Barbastro.


Salida de la romería
En Mayo se realiza la romería saliendo desde la Cruz de Santa Bárbara. Cada año van más personas retomando la tradición.


Romería (Foto de Ángel Huguet)
Este año acudí a la romería participando en el traslado del la virgen. Fue una experiencia muy entrañable que me hizo vivenciar una tradición de casi 500 años.


El obispo Ángel presidiendo la eucaristía
Este año el obispo Ángel presidió la eucaristía. Luego hubo un baile a la virgen, vino español, comida de hermandad y juegos con chocolatada para los niños.

Esta ruta forma parte de la guía Caminar en Barbastro con 30 rutas cuyo PDF se puede descargar gratuitamente.

Se puede consultar y descargar la ruta en wikiloc.


Powered by Wikiloc

Daniel Vallés Turmo, 14 de junio de 2017