lunes, 19 de febrero de 2018

Automotivación

Los periódicos hablan del 90 aniversario del obispo Pedro Casaldáliga. Estuvo en 1961 como Prefecto del Seminario Claretiano de Barbastro en el Monasterio del Pueyo de Barbastro. (Ver entrada blog Camino del Pueyo). Le encantaba el paisaje de almendros y olivos.

Mantiene el fuego vivo de lo que fue la Teología de la Liberación en Latinoamérica. En la entrevista en El Mundo el 18 de febrero de 2018 dice que guarda en su oratorio dos reliquias de los mártires Cardenal Romero e Ignacio Ellacuría. Le automotivan a recordar la historia y nos invoca, sobretodo, a no olvidarla.

Porque la única motivación posible es la automotivación, la capacidad de allá donde nos encontremos construir un entorno que nos sea motivante. En ocasiones, como hemos comentado con Casaldáliga, esta motivación viene del recuerdo de personas que admiramos.

Para mí, Ignacio Ellcacuría también es un referente en su doble faceta de filósofo (fue discípulo de Zubiri)  y de compromiso con la transformación social hasta las últimas consecuencias. Sin duda, tenía una gran capacidad de automotivación.

Otro referente es el explorador ártico Ernest Shacketon, conocido por su liderazgo centrado en las personas. Es conocida la manera como salvo a sus hombres en la Expedición Imperial Transatlántica de 1914 a 1917.

Con una tripulación de 5 personas el 24 de abril de 1916, en la barca James Caird, tomo rumbo al sur para buscar un rescate. Cuando estaba ya cerca de llegar a una estación ballenera de las islas Georgia del Sur y después de 36 horas de caminar con dos compañeros por glaciares en plena tormenta de nieve, medio muertos de frío y hambre, notó cómo había una cuarta persona que les acompañaba a una cierta distancia y que le infundía la seguridad necesaria de seguir adelante. Este fenómeno (el tercer hombre) lo han relatado también otros aventureros y personas en situaciones límite. Sin duda, es un elemento de automotivación.

Bote James Caird para intentar el rescate
En el 2013 se conmemoró este viaje en un bote replicándolo. Seb Coulthard fue uno de los que estuvieron en la tripulación. Una vez le pregunté a este aventurero qué hacía para motivarse en los momentos críticos que había pasado. Me dijo que "intentaba serenarse y centrarse únicamente en el siguiente paso necesario para salir de la situación. Y así, sucesivamente". Es un buen consejo que sigo.

Ellacuría afrontó libremente un fatal destino que todos le presagiaban, Shackenton no tenía otra posibilidad sino la de actuar y Casaldáliga sigue actuando con su sola presencia. Pero cómo nos automotivamos cuando estamos "en dique seco", cuando nos toca recuperarnos y rehacernos "fuera de la acción".

Mi kayack en dique seco
Centrarnos en la recuperación como si estuviéramos actuando y preparados para actuar en el futuro. Plantear una seria de rutinas de los ejercicios que tenemos que hacer de una forma motivante e ir constatando como vamos evolucionando. Posiblemente es más motivante una ruta en BTT que en bicicleta estática, pero si lo hacemos viendo nuestra serie favorita, la cosa cambia.

Bicicleta Estática
Algo parecido le pasa a algunos profesionales (bomberos, policías y médicos) que hacen guardias en espera de actuar en cualquier momento, descansando pero manteniendo la alerta.

Daniel Vallés Turmo, 19 de febrero de 2018







jueves, 18 de enero de 2018

El afán de explorar

Aprovecho el Premio Félix de Azara para reflexionar sobre el camino recorrido y el que queda por recorrer. Primero que siempre hay iluminando un proyecto, en este caso sobre las Sierras de Balcés y Sevil en el Parque Natural de Guara. Espero recuperarme pronto para poder terminarlas de recorrer y compartir las experiencias vividas.

Proyecto sobre el que estoy trabajando
Siempre me ha gustado explorar. Recuerdo con ilusión cuando papá nos trajo la primera bicicleta cuando tendría unos 10 años. Aquello nos abrió el ámbito de la aventura para la pandilla de la Calle Lacorte de Barbastro desde las inmediaciones del Terrero, que era nuestro territorio de exploración, a recorrer los alrededores de la ciudad con todos sus caminos y barrancos.

En la torre de los Escolapios de Barbastro
Sin duda, la pertenencia al Grupo Scout Calasanz de Barbastro durante casi 10 años fue la gran escuela para conocer, disfrutar y amar la naturaleza tanto en las excursiones semanales como en las acampadas y campamentos.

Muchos compañeros del grupo eran miembros de Montañeros de Aragón de Barbastro. Así que a los 15 años comencé con los cursos de iniciación a la montaña y a la escalada. Recuerdo con emoción aquellas ascensiones en grupo y después con compañeros de cordada, donde hubieron momentos de alegría y de temor, como la noche de noviembre que una nevada nos obligó a vivaquear bajo la cumbre del Cabrioules.

Pico Cabrioules en 1984
La etapa universitaria en Barcelona me abrió a conocer nuevos deportes como el parapente y la vela. El aire y el agua eran dos medios que no conocía y que me fascinaron.

La vuelta a Barbastro me hizo retomar las excursiones con Montañeros de Aragón de Barbastro y redescubrir la fascinación por el agua, esta vez con un kayak con el que exploré los pantanos de Barasona, El Grado, Mediano y Canelles.

 
Pantano de El Grado en 1996
Hacia el 2010 adquiero una de las primeras bicicletas eléctricas con el objetivo de comenzar a explorar los caminos del Somontano. El poder hacer decenas de kilómetros sin cansancio fue una herramienta estupenda para descubrir infatigablemente sin temor a la vuelta.

Explorando con la bicicleta eléctrica
De aquí, comienza este blog Caminos de Barbastro con su primera entrada en abril del año 2012. Comencé con los caminos más cercanos a Barbastro para luego ir ampliando a las comarcas del Somontano, Sobrarbe y Ribagorza.

En el año 2014 retome las excursiones con las secciones de Montañeros de Aragón de Barbastro. Ese año presenté en las Jornadas Montañeras presenté el Camino del Destierro de San Ramón


Explorando en 2016
Junto al Centro Excursionista de Ribagorza nos propusimos hacer la ruta por etapas. La primera fue en marzo del 2016 coincidiendo con el 900 aniversario. Para ello preparé la primera guía Caminar por la Ribagorza; luego le siguieron ese año Caminar en Barbastro, Caminar por Sobrarbe, Sierra de Sis, y en febrero de 2017, Sierra de La Carrodilla.

El objetivo de estas guías era el volver al concepto de aquellos libros que leían los exploradores de otros aventureros anteriores. Porque es necesario ir creando el espíritu de explorar para ir desarrollando el deseo de ir a conocer un sitio.


Fotos de las guías
Un deseo de explorar que viene unido a la naturaleza humana desde su origen, como me lo recuerda en casa la estructura de madera del kayak tan similar a la que construían los esquimales con huesos y, después, con madera.


Armazón de madera del kayak
El resultar premiado con el Félix de Azara 2017 en la categoría de Medios de Comunicación Social es un refuerzo para continuar viviendo y contagiando este afán por explorar.

El 6 de febrero en el programa El Tranvía Verde de Aragón Radio, Sara Lambán me hace una entrevista que ella resume: "Conversamos con el explorador y montañero Daniel Vallés Turmo, amante del paisaje aragonés, autor del blog "Caminos de Barbastro" y de cinco guías que recorren rincones del Somontano, el Sobrarbe y la Ribagorza. Por su labor de divulgación en nuestro territorio, ha sido recientemente reconocido con uno de los premios Félix de Azara 2017"

Pinchar foto para acceder a la entrevista



Daniel Vallés Turmo, 18 de enero de 2018 y 7 de febrero de 2018











sábado, 30 de diciembre de 2017

Primer premio Félix de Azara Medios de Comunicación Social

El pasado 14 de diciembre de 2017 me llamaron por teléfono para comentarme que había ganado el Primer Premio "Félix de Azara" en la categoría de Medios de Comunicación Social.

"El jurado ha elegido con el primer premio al entusiasta montañero Daniel Vallés de Barbastro por su labor desde el blog caminosdebarbastro.blogspot.com con el que recupera los caminos e historias que se pierden entre lindes y, más en concreto, por la serie Conservar el paisaje con reflexiones acerca del paisaje de la Ribagorza, Somontano y Sobrarbe y cinco guías para descargar"


Motivación del Premio (http://www.dphuesca.es/galardon-y-premios)
Había presentado mi candidatura en el mes de mayo con el artículo en este blog que resume la motivación del mismo: Conservar el Paisaje (pinchar para leerlo) por personas que me animaron a que lo hiciera,



Para mí es un honor recibir este premio convocado por la Diputación Provincial de Huesca  y un impulso para seguir adelante con esta tarea que comencé en abril del 2012. Sobre todo en su XX Aniversario que, casualmente, coincide con el XX aniversario de la creación del Parque Cultural del Río Vero. Un indicativo que se ha trabajado mucho para conservar este entorno privilegiado en el que vivimos.

Una tarea que comparto con muchas personas que me ayudan y animan a continuar en esta tarea. Desde mi familia y amigos, mis compañeros de trabajo, otros blogueros, mi club Montañeros de Aragón de Barbastro con el que comparto mi afición, Ronda Somontano que me ha dado cobertura, Diario del Altoaragón en el que colaboro desde hace 20 años, las librerías que distribuyen las guías y muchas otras personas.



Comienza otro año para caminar. y  mantener el afán por explorar

El 6 de febrero en el programa El Tranvía Verde de Aragón Radio, Sara Lambán me hace una entrevista que ella resume: "Conversamos con el explorador y montañero Daniel Vallés Turmo, amante del paisaje aragonés, autor del blog "Caminos de Barbastro" y de cinco guías que recorren rincones del Somontano, el Sobrarbe y la Ribagorza. Por su labor de divulgación en nuestro territorio, ha sido recientemente reconocido con uno de los premios Félix de Azara 2017"
Pinchar foto para acceder a la entrevista



Daniel Vallés Turmo, 30 de diciembre de 2017 y 7 de febrero de 2018




sábado, 12 de agosto de 2017

El río de la vida



En la foto adjunta se muestra el puente que cruza el Río Vero en Sarsa de Surta que une los dos barrios. Como se ve suele estar seco. Mi padre Pedro nació en Casa Juan Vallés en 1927. En 1985, estando el pueblo completamente deshabitado, lo visito como mi padre. Ver la publicación El Camino del Abandono

Puente sobre el Río Vero en Sarsa de Surta
A pesar de la apariencia de no haber agua, Sarsa de Surta cuenta con un gran acuífero subterráneo. Mi padre me mencionó 51 fuentes distintas, cuyos nombres se pueden ver en la publicación citada.

Lo mismo sucede con "el río de la vida", donde fluye el agua aunque no la veamos y nuestra propia vida puede quedar truncada cuando menos lo pensemos. Es por eso que quiero hablar en esta publicación de ese "río de mi vida" que sin estar sigue fluyendo en Sarsa de Surta.

Mi padre fue el pequeño de siete hermanos. La mayor era María, que nació en 1097. La conocí en Barcelona mientras estudiaba. Murió en 1991. Le siguió Nicolás, que nació en 1910. Falleció en 1932 mientras hacía el servicio militar en Barbastro.

Dolores nació en 1914 muriendo a los 21 años (en 1935) al accidentarse cuidando el ganado en la partida de As Arruabas en el Barranco de Balcés. En 1915, nació Ascensión, pero murió.

Los otros hermanos, Teresa y Urbano los conocí, pero no tengo apenas recuerdo porque era niño. Murieron en Orillena, un pueblo de colonización donde fueron a vivir cuando se abandonó el pueblo.

Si la vida me da energía, mi próxima guía de senderismo quiere ser de la Sierra de Sevil donde fluye parte del río subterráneo de mi vida.


Daniel Vallés Turmo, 12 de agosto de 2017

lunes, 17 de julio de 2017

Hospital de Parzán a Pont de Moudang

En esta ruta de 16 kilómetros, 8 horas 15 minutos, 1.062 metros de subida acumulada y 1.584 de bajada acumulada, se hace la travesía que hacía el teléferico de las Minas de Parzán que se explica en este blog.

Salimos de la cercanía del Hospital de Parzán para subir hasta el Puerto de Salcorz y bajar al Pont de Moudang por las granjas que llevan su nombre.

Mapa de la ruta
La ruta sale desde el penúltimo salvaaludes que nos encontramos antes de llegar la túnel de Bielsa. Se puede aparcar junto al cartel que explica el sendero PR-HU 181 que nos lleva hasta el puerto.

El cartel indica unas 2 horas 30 minutos hasta el puertos. En la excursión que hacemos con Montañeros de Aragón de Barbastro (con las paradas) nos cuesta 3 horas 15 minutos.

Durante el camino de subida tenemos un paisaje excelente sobre el Puerto de Bielsa (2.382 metros).

Puerto de Bielsa
Llegamos al pequeño ibón de Salcorz en el kilómetro 3,7 tras 2 horas 18 miniutos, desde donde vemos ya cerca el puerto.

Ibón y Puerto de Salcorz
Al puerto de Salcorz, 2.470 metros, llegamos en el kilómetro 5,1 tras 3 horas y 15 minutos. Junto al paso vemos la base del teléferico que venía del lavadero de las minas, que las tenemos enfrente.

Minas de Parzán desde el puerto
Vemos, en el lado francés las Granjas de Moudang, en el kilómetro 10,5 al que llegaremos tras 6 horas 30 minutos tras una bajada de desnivel de casi 1000 metros. Durante el trayecto vemos restos de las instalaciones del teleférico.

Granjas de Moudang desde el puerto
Granjas de Moudang
Una pista de 5,5 kilómetros nos baja por un bosque de hayas y pinos hasta el Pont de Moudang donde acababa el teleférico, kilómetro 16, tras 8 horas y 20 minutos.

Se puede consultar y descargar el track en wikiloc


Powered by Wikiloc

Daniel Vallés Turmo, 16 de julio de 2017







domingo, 9 de julio de 2017

Burceat


Ruta de 11,3 kilómetros circular a la partida de la Ferrera saliendo de Barbastro y llegando a Burceat, Unas 2 horas 40 minutos y 280 metros de desnivel. Esta ruta forma parte de la guía Caminar en Barbastro, cuyo PDF se puede descargar gratuitamente.

Mapa de la ruta
Vamos a seguir un camino tradicionaque ya está indicado en el mapa adjunto de 1930. Hay unos 200 metros que se ha dejado de utilizar hace años y se pasa por la margen de un campo de cereales.

Mapa de la ruta en mapa de 1930
Salimos del Molino de la Parra en Barbastro. Es fácil aparcar junto al Puente de Hierro. 

Seguimos por el margen de la carretera hasta coger la pista del camino de la Ferrera, kilómetro 0,37. Atravesamos una ramal de la acequia del Moliné en el kilómetro 0,49 y la acequia de San Marcos en el kilómetro 1,04.

Camino de la Ferrera
La pista asciende entre casas de recreo hasta que llegamos a una granja en el kilómetro 1,8 donde hay una valla. Aquí este camino centenario se ha perdido. Es necesario pasar por el margen entre dos campo. En la foto satélite adjunta se ha señalado de color amarillo este tramo.

Foto satélite con el trazado del camino antiguo
A continuación se muestran dos fotos de este paso por el margen en primavera y en verano. En el SIGPAC aparece como camino este linde.

Margen en primavera
Margen en verano
Al pasar el campo de cereales, llegamos a una zona de carrascas que nos lleva nuevamente al camino en el kilómetro 2,17. Al revisar la ruta, veo que han roturado carrascas del antiguo camino para hacer las obras de canalización de riego subterráneo. No costaría mucho limpiar este tramo de camino aprovechando las obras.

Oras de canalización en el antiguo camino
Lo seguimos en dirección norte hasta llegar a la carretera a Burceat en el kilómetro 2,67Seguimos la carretera contemplando de subida un paisaje fantástico del Somontano en todas las direcciones.

El Pueyo, subiendo a Burceat
En el kilómetro 5,08 llegamos a Burceat donde nos espera la iglesia de San Bartolomé del siglo XVII. Volvemos por la carretera para dejarla en el kilómetro 5,93 para tomar el camino de la Ferrera. (GR 45).

Burceat
No paramos de ver El Pueyo entre campos de cereales y viñedos. Llegamos a la acequia izquierda en el kilómetro 7,23. En el siguiente desvío vamos a la izquierda para ir hacia Barbastro. En el kilómetro 9,5 atravesamos la acequia de San Marcos.


El Pueyo desde La Ferrera
La pista no lleva a la carretera, kilómetro 10,18, junto al Molino Nuevo. Luego continuamos por el arcén hasta volver al Molino de la Parra. Es posible evitar este tramo de carretera yendo entre las huertas (marcado en naranja en el mapa).

Se puede consultar y descargar la ruta en wikiloc para seguirla con GPS.


Powered by Wikiloc


Daniel Vallés Turmo, 9 de julio de 2017

lunes, 26 de junio de 2017

Azud de San Marcos

Ruta de 10,6 kilómetros (unas 3 horas) con 300 metros de desnivel de subida y bajada yendo por la Senda del Vero hasta el Azud de San Marcos y volver por el Camino de la Ferrera.

Mapa de la ruta
Comienza la ruta en el Puente de Hierro de Barbastro siguiendo la Senda del Vero que se describe en la entrada Virgen del Plano.

Luego seguimos hasta el kilómetro 3 de la entrada Pueyet. Aquí, nos encontramos una gran viña. La bordeamos por la izquierda (junto al río) hasta llegar al final en el kilómetro 3.53 donde sigue la senda.

La senda desciende hacia el río entre chopos para luego subir hasta el Pueyet en el kilómetro 4. Desde lo alto vemos todo el rato la Bodega Lalanne, la antigua Torre del Americano.
Bodega Lalanne
El sendero luego desciende al río y llegar al Azud de San Marcos en el kilómetro 4,5. Primero nos encontramos una parte y luego la más grande.

Primera parte del Azud de San Marcos
El azud de San Marcos sólo se puede pasar cuando se encuentra muy seco el dique, sino es muy peligroso cruzarlo por peligro de resbalarse y caer. 

Paso del dique del azud
 
Cascada de la acequia del Azud

Pasado el dique bordeamos por la derecha una viña para llegar a la carretrera en el kilómetro 4,8. Seguimos dirección oeste 200 metros para coger una pista que nos lleva hasta el Molino de San Marcos en el kilómetro 5,4. En la entrada del blog Acequia de San Marcos se explica la importante acequia que movía este molino y regaba la mayoría de la huerata de Barbastro.

Almacenes, cuadras y molino de San Marcos
Bordeamos el molino por arriba para coger una pista que nos lleva hasta la carretera de Salas en kilómetro 5,7. La atravesamos para coger una pista que nos lleva hasta coger el Camino de la Ferrera en el kilómetro 6,4. Durante dos kilómetros tenemos un espectacular paisaje bordeando campos de viñas y cereales. Al norte Burceat, al sur El Pueyo y enfrente, Barbastro.

Luego bajamos el altiplano para encontrarnos la acequia de San Marcos en el kilómetro 8,4. Y seguidamente recorrer la huerta árabe para retornar al Puente de Hierro pasando por el Molino de la Parra.

Se puede consultar y descargar la ruta en wikiloc


Powered by Wikiloc

Daniel Vallés Turmo, 26 de junio de 2017