sábado, 12 de agosto de 2017

El río de la vida



En la foto adjunta se muestra el puente que cruza el Río Vero en Sarsa de Surta que une los dos barrios. Como se ve suele estar seco. Mi padre Pedro nació en Casa Juan Vallés en 1927. En 1985, estando el pueblo completamente deshabitado, lo visito como mi padre. Ver la publicación El Camino del Abandono

Puente sobre el Río Vero en Sarsa de Surta
A pesar de la apariencia de no haber agua, Sarsa de Surta cuenta con un gran acuífero subterráneo. Mi padre me mencionó 51 fuentes distintas, cuyos nombres se pueden ver en la publicación citada.

Lo mismo sucede con "el río de la vida", donde fluye el agua aunque no la veamos y nuestra propia vida puede quedar truncada cuando menos lo pensemos. Es por eso que quiero hablar en esta publicación de ese "río de mi vida" que sin estar sigue fluyendo en Sarsa de Surta.

Mi padre fue el pequeño de siete hermanos. La mayor era María, que nació en 1097. La conocí en Barcelona mientras estudiaba. Murió en 1991. Le siguió Nicolás, que nació en 1910. Falleció en 1932 mientras hacía el servicio militar en Barbastro.

Dolores nació en 1914 muriendo a los 21 años (en 1935) al accidentarse cuidando el ganado en la partida de As Arruabas en el Barranco de Balcés. En 1915, nació Ascensión, pero murió.

Los otros hermanos, Teresa y Urbano los conocí, pero no tengo apenas recuerdo porque era niño. Murieron en Orillena, un pueblo de colonización donde fueron a vivir cuando se abandonó el pueblo.

Si la vida me da energía, mi próxima guía de senderismo quiere ser de la Sierra de Sevil donde fluye parte del río subterráneo de mi vida.


Daniel Vallés Turmo, 12 de agosto de 2017